Depresión

Desde la psiquiatría se aborda  la depresión como un trastorno del estado de ánimo. La “enfermedad de la tristeza” se le denomina a veces. En cualquier caso tiene que ver con lo emocional, con la tristeza, con la desgana y el malestar interior, que hace que la persona que la está padeciendo encuentre dificultades en el desarrollo de su vida cotidiana tanto en las interacciones con su entorno como en los altibajos emocionales.

El psicólogo BECK definió lo que se conoce como TRIADA COGNITIVA DE LA DEPRESIÓN. Según él, la persona que está viviendo una depresión, tiene una visión negativa  de

SI MISMA

DEL MUNDO

DEL FUTURO

 Lo que hace que la experiencia diaria la interprete de manera negativa a la vez que sienta una infravaloración de sí misma, incapaz de hacer frente a un futuro que  presiente muy negro y con metas insalvables. Se siente que no vale nada. Que nada le podrá salir bien, que nada merece la pena.

Obviamente cualquier  persona por muy mal que esté, por muy pocas cualidades que tenga, tiene un montón de posibilidades ante su vida, tiene por delante un futuro  lleno de caminos por recorrer, en un mundo multitud de facetas que pueden ofrecerle crecimiento personal y bienestar.

Entonces, dónde está el problema? Por qué una persona  que tiene todas esas posibilidades se siente que no vale nada y que nada merece la pena?

El problemas está precisamente, en esa percepción que tiene del mundo, del futuro y de sí misma.

Esa percepción forma sus patrones cognitivos, y hace que sus respuestas a los retos cotidianos, sea inadecuada. Sus pensamientos son negativos, repetitivos, perseverantes y  constituyen una trampa a la hora de responder a estímulos  externos como concentrarse en una lectura, escuchar una conversación, solucionar problemas, etc.

Estos pensamientos son IRRACIONALES pues no se ajustan a la realidad.

A la hora del realizar un tratamiento de la depresión, una de las cosas que hay que abordar es la modificación de esos esquemas cognitivos. El trabajo que hay que hacer es   poner a la persona en situación de poder cuestionarse esos pensamientos que tanto  sufrimiento le produce para descartarlos y sustituirlos por otros más racionales, que le haga sentirse mejor, a la vez  QUE APRENDA A CONECTAR Y ACEPTAR SUS PROPIAS EMOCIONES Y SENTIMIENTOS, y que empiece a sentirse que es una persona que tiene posibilidades y que el futuro con sus dificultades e incertidumbres puede ser enriquecedor, asequible y positivo.

Anuncios